21/6/18

Trabajadoras domésticas piden salario mínimo mientras parlamentarios se asignan casi diez salarios mínimos mensuales de jubilación.






Este jueves 21 de junio,  trabajadoras domésticas organizadas asistieron a la sede del Parlamento Nacional  esperando la sesión de la Cámara de Senadores que tiene en orden del día el tratamiento del Proyecto de Ley “Que modifica el artículo10 de la Ley No. 5407/15 Del Trabajo Doméstico” desde hace dos fechas.
Este proyecto de ley presentado el 30 de marzo del 2016 eliminará la discriminación que permite al sector doméstico acceder sólo al 60 por ciento del salario mínimo que perciben todos los trabajadores.

“Las trabajadoras domésticas estamos pidiendo solo el mínimo, que es lo que según la gente que lo define, el salario mínimo es lo básico que una persona necesita para cubrir sus necesidades más urgentes”, dijo Librada Maciel al tiempo de recordar que esta semana nada más, se sancionó en el palacio legislativo una ley para que los parlamentarios se jubilen con cerca de diez salarios mínimos.
Los parlamentarios paraguayos votaron recientemente una ley en donde se auto asignan la posibilidad de jubilarse con 10 años de aporte y de acuerdo a datos de periodistas que cubren parlamento, con 55 años, cobrarían el 60% de su dieta y gasto de representación, que sería G. 19.664.904 (9.6 salarios mínimos) de acuerdo a la remuneración actual  que es G. 32.774.840.

En Paraguay, las trabajadoras domésticas no tenían acceso a la jubilación hasta el 2015, año en que se promulgó la Ley del Trabajo Doméstico 5407/2015 después de casi diez años de lucha de las organizaciones de trabajadoras domésticas.
Ahora luchan por acceder al  salario mínimo actual en Paraguay que es de  G. 2.041.123 


Datos sobre Trabajo Doméstico en Paraguay
  •     Es uno de los rubros donde se emplea a más mujeres en el país: 220 mil mujeres  (DGEEC 2013)
  •   El  7,2% de la PEA ocupada se dedica al empleo doméstico. Sin embargo, el desagregado por sexo muestra que  tan solo el 0,9% de los hombres ocupados trabaja en este rubro, mientras que el 16% de las mujeres ocupadas se dedica al mismo. (DGEEC 2013)

  •  Los datos indican que el 22,2% de las trabajadoras domésticas son pobres. La conclusión es innegable: trabajando como empleada doméstica es difícil la salida de la pobreza para un porcentaje importante de mujeres. Esto se sustenta en el escaso ingreso que perciben. El sueldo de quienes se dedican al trabajo doméstico remunerado corresponde –en promedio– al 60% del salario mínimo legal. (DGEEC 2013)


  •   Las mujeres que se dedican al empleo doméstico son jóvenes: los datos indican que el 45% tiene menos de 30 años. En un desagregado  más fino se constata que el 19% de las trabajadoras domésticas tiene menos de 19 años. (DGEEC 2013)

  •  Según el censo indígena del 2012,  960 indígenas declararon estar realizando formalmente el trabajo doméstico. 900 mujeres y 20 hombres.  (DGEEC 2012)

  • En octubre de 2015, después de casi una década de lucha de las organizaciones de trabajadoras domésticas, fue promulgada la Ley del Trabajo Doméstico 5407/2015. Esta normativa cambió la situación en la que se encontraba  el empleo doméstico en Paraguay, regulado hasta entonces por el Código Laboral del año 1993. En este, se establecía un capítulo especial para el mismo,  asignándole menores derechos en comparación con los demás tipos de empleo. 
  •  
     
  •      Existen tres organizaciones de Trabajadoras Domésticas en Paraguay:
  1. Sindicato de Trabajadores Domésticos del Paraguay (SINTRADOP)
  2. Sindicato de Trabajadores Domésticos y Afines de Itapúa (SINTRADI)
  3. Asociación de Empleadas Domésticas del Paraguay (ADESP) que recientemente votó por convertirse en el Sindicato de trabajadoras del servicio doméstico del Paraguay (SINTRADESPY)




Estos datos son del Centro de Documentación y Estudios (CDE) y están publicados en dos documentos disponibles en los siguientes link:
https://bit.ly/2tw3ZJE
https://bit.ly/2tsKwt0

Para entrevistas y notas:
Marciana Santander (ADESP) Teléfono: +595 981 719770
Kelly Agüero (ADESP) +595 984 702781
Librada Macíel  (SINTRADI) +595 985 145378




5/6/18

Trabajadoras domésticas piden a senadores que les apoye para ganar salario mínimo






Kelly Agüero y  Liliana Cabrera de la  Asociación de Empleadas del Servicio Doméstico del Paraguay (ADESP); Librada Maciel y Ludi Giménez del Sindicato de Trabajadoras Domésticas de Itapúa (SINTRADI) visitaron la cámara de diputados este lunes 04 de junio del 2018 con el objetivo de conversar con los parlamentarios para conseguir que en las próximas sesiones sea tratado un proyecto para  equiparar el salario de las domésticas al de cualquier trabajador o trabajadora de Paraguay.
Se trata del proyecto de Ley “Que modifica el artículo10 de la Ley No. 5407/15 Del Trabajo Doméstico”.
“En el año 2016, hace dos años,  recurrimos a los senadores de los diferentes partidos para pedirles que nos acompañen en la modificación de este artículo y nos acompañaron: Carlos Filizzola, Adolfo Ferreiro, Emilia Alfaro de Franco, Desirée Masi, Derlis Osorio, Pedro Arthuro Santa Cruz y Esperanza Martínez. Sin embargo, a 2 años de la presentación del proyecto, ninguna de las 6 comisiones que deben estudiar el proyecto nos ha dado una respuesta en torno a nuestro pedido”, decía un documento conjunto de las organizaciones.

Bajo el lema “Igual Valor, Iguales Derechos”
Sindicato de Trabajadoras Domésticas de Itapúa (SINTRADI)
Asociación de Empleadas del Servicio Doméstico del Paraguay (ADESP)

Para entrevistas y notas:
Marciana Santander (ADESP) Teléfono: +595 981 719770
Kelly Agüero (ADESP) +595 984 702781
Librada Macíel  (SINTRADI) +595 985 145378

30/3/18

Salario digno para una vida digna




En el “Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar”  bajo la consigna “Igual Valor, Iguales Derechos”, el Sindicato de Trabajadoras Domésticas de Itapúa (SINTRADI), el Sindicato de Trabajadoras Domésticas del Paraguay- Legítimo (SINTRADOP-L) y la Asociación de Empleadas del Servicio Doméstico del Paraguay (ADESP) saludan en su día a las miles de mujeres que se dedican a este trabajo todos los días en todo el  Paraguay y llaman a la reflexión a las y los empleadores en este “viernes santo” sobre la importancia del salario digno para una vida digna. 

Según la Encuesta Permanente de Hogares del 2017 de la Dirección General de Encuestas Estadísticas y Censo (DGEEC), el trabajo doméstico representa el  7,33 % de todo el mercado de trabajo, lo que significa que 231 mil personas generan ingresos para sí y para su familia a  partir de este empleo. 

En el 2015 logramos la Ley 5407 Del Trabajo Doméstico que nos permitió conquistar algunos beneficios que para los demás trabajadores habían sido reconocidos mucho tiempo atrás: como las 8 horas de jornada, el derecho a vacaciones, derecho a la jubilación para las trabajadoras domésticas, pero todavía nos falta lo más importante: ¡salario digno! El artículo 10 de la Ley 5407 mantuvo la discriminación salarial, ya que establece que el empleador está obligado a pagar por este trabajo, solo el 60% del salario mínimo legal que corresponde a los demás trabajadores. 

En el año 2016, hace dos años,  recurrimos a los senadores de los diferentes partidos para pedirles que nos acompañen en la modificación de este artículo y nos acompañaron: Carlos Filizzola, Adolfo Ferreiro, Emilia Alfaro de Franco, Desirée Masi, Derlis Osorio, Pedro Arthuro Santa Cruz y Esperanza Martínez. Sin embargo, a 2 años de la presentación del proyecto, ninguna de las 6 comisiones que deben estudiar el proyecto nos ha dado una respuesta en torno a nuestro pedido. 

Falta poco para el día de las elecciones. De cada 10  mujeres que trabajamos en este oficio – somos el 92% de 231 mil personas-  3 somos jefas de hogar, es decir, con nuestros ingresos sustentamos nuestra casa y nuestra familia.
¡Pedimos salario digno, pedimos salario mínimo, el salario que el propio Estado dice que es lo mínimo que una persona necesita para “una vida digna y libre”
Saludamos y agradecemos a quienes nos acompañan en nuestra lucha y en  día de las elecciones elegiremos a quienes nos eligen, es decir, a quienes se pongan en nuestros zapatos.


Asunción, 30 de marzo del 2018

 
Sindicato de Trabajadoras Domésticas de Itapúa (SINTRADI)
Sindicato de Trabajadoras Domésticas del Paraguay- Legítimo (SINTRADOP-L)
Asociación de Empleadas del Servicio Doméstico del Paraguay (ADESP)


Para entrevistas y notas:
Marciana Santander (ADESP) Teléfono: +595 981 719770
Kelly Agüero (ADESP) +595 984 702781
Librada Macíel  (SINTRADI) +595 985 145378
Celina Barrios (SINTRADI)  +595 986 725372
Myriam Agüero (SINTRADOP-L) +595 982 209069
Del Rosario Bernal (SINTRADOP-L) 


21/9/17

Las trabajadoras domésticas siguen buscando igualdad salarial


Aunque desde el 2015 ya no es legal que las mujeres menores de 18 años sean empleadas en el Trabajo Doméstico, un análisis de la Encuesta Permanente de Hogares mostraba que el 30.7% de todas las trabajadoras domésticas del país  tenían entre 15 y 24 años.
Los estudios señalan que las mujeres jóvenes que vienen del interior del país trabajan casi siempre primero en el trabajo doméstico, aunque estudie y después pueda acceder a otros empleos, el trabajo doméstico es la puerta de entrada al mundo laboral de las mujeres pobres y jóvenes.
Hasta la actualidad, sobre el Trabajo Doméstico Remunerado en Paraguay existe una discriminación legal: no acceden al salario mínimo al que acceden todos los trabajadores.
En 2016, el Sindicato de Trabajadoras Domésticas del Paraguay Legítimo (Sintradop-L), la Asociación del Empleadas del Servicio Doméstico del Paraguay (ADESP) y Sindicato de Trabajadoras Domésticas de Itapúa (SINTRADI), con la firma de senadores y senadoras de diferentes partidos, logramos presentar el proyecto de Ley “Que modifica el artículo10 de la Ley No. 5407/15 Del Trabajo Doméstico” en busca de igualdad.




Hasta ahora, el proyecto de ley logró dictámenes favorables en dos comisiones parlamentarias del senado:  Derechos Humanos y Equidad y  Género.
El proyecto de ley  fue firmado por Derlis Osorio(ANR), Emilia Alfaro (PLRA), Esperanza Martínez (FG),  Carlos Filizzola(FG) y  Adolfo Ferreiro (AP) y pretende modificar el Artículo 10 de la Ley Nº 5.407/2015 que establece que “el salario mínimo legal para el trabajo doméstico no será inferior al 60% (sesenta por ciento) del salario mínimo legal”.  Las organizaciones consideramos que este artículo es discriminatorio, ya que el empleador solo está obligado a pagar el 60%  del salario que se supone es lo mínimo que una persona necesita para vivir digna y libremente. 
Este miércoles 20, nuestras compañeras de las tres organizaciones se reunieron con la Senadora Esperanza Martínez, una de las firmantes del proyecto para buscar estrategias para lograr el tratamiento del proyecto.